testimonios + Yo y los chicos y chicas de la calle de Guatemala

 

A veces con asombro, me han preguntado quÚ es lo que me ha empujado a compartir los proyectos de las chicas y chicos de la calle de Guatemala.

Si, con asombro, ya que es un t˛pico que una mujer minusvÓlida como yo, tenga que promover y sostener solo proyectos de "categoria". Incluso cuando hice una investigaci˛n psicologica con historias de vidas de enfermos neuromusculares creian que yo tenia el mismo hÓndicap, pero yo soy una tetraplÚgica.

De nuevo estupor, porque la dificultad del transporte y estancia en Guatemala, me impiden instaurar relaciones de amistad directas o cualquier otro tipo de experiencia con ellos.

Habria podido entonces contentarme de estar cerca de ellos con una simple ayuda econ˛mica, tal para apagar mi "ego generoso", pero este motivo no tiene ning¨n sentido para mi.

AdemÓs, no soportando los t˛picos y estando acostumbrada a superar siempre los obstaculos, con el tiempo he buscado y encontrado en mi motivos mÓs profundos.

Lo que me hace sentir cerca de los chicos de la calle son dos aspectos importantes: el sufrimiento vivido , como las mortificaciones soportadas durante la infancia y adolescencia, y el amor por la libertad.

Es como si yo tambiÚn hubiera vivido y salido de una " calle com¨n", y fuera para ellos una amiga, hermana, y acompa˝ante...

Con la certidumbre que si un dia yo necesitara ayuda por parte de ellos, les tendria cerca de mi como en una relaci˛n de mutuo socorro.

Pero vamos por orden...

Me interesa Guatemala desde 1994, cuando el Profesor Lutte me pidi˛ que corrigiera el boceto de la primera edici˛n del libro " Princesas y So˝adores por las calles de Guatemala".

Mientras leia las historias de la vida de las chicas/o, la rabia y las lÓgrimas descendian: rabia porque otra vez mÓs quien era potente y sano llevaba las de ganar, sobretodo con quien era y es mas dŔbil.

Yo como minusvÓlida, conozco bien sobre mi piel quÚ quiere decir Violencia ( en mi caso solo psicol˛gica), y quÚ sentimientos florecen en quien la padece, como: sensaci˛n de inferioridad, de precariedad, de humillaci˛n.

LÓgrimas, porque entiendo bien el sufrimiento ýntimo y la rebeli˛n cuando te sientes "forzado" a sofocar lo que amenudo es tan fuerte que falta el respiro.

LÓgrimas, decýa, porque intuyo el camino suyo lleno de obstÓculos, hecho de 20 pasos hacia delante y 100 atrÓs.

Es fÓcil para las chicas y chicos de la calle en Ústas condiciones psicol˛gicas y tambiÚn de violencia fýsica dejarse llevar por la droga, obligados al robo para sobrevivir, y es por esto que no puede juzgar quien no ha probado esta realidad.

Por lo tanto, es fÓcil para ellos "sentirse inferiores" con respecto a las otras personas, incluso respecto a los coetÓneos que no viven en la calle con aquellos y/o con los voluntarios que vienen de otros paises, Úste es tambiÚn un sentimiento que he conocido.

He conocido la rebeli˛n, la necesidad de luchar para sentirse persona y todas las ayudas, pretextos, las occasiones, las personas que se dirigian a mi durante mi adolescencia, las he cogido al vuelo y no las he dejado escapar.

En estos casos la vida nos desarrolla un sexto sentido muy marcado y se percibe quiÚn es sincero y quiÚn no lo es.

Por lo tanto me imagino cuÓnto haya sido importante para las chicas y chicos de Guatemala el encuentro con Gerardo Lutte , quŔ significa y significarÓ su presencia en el movimiento de los j˛venes de la calle.

Me doy cuenta de cuÓnto podemos ser de ayuda para Úl y para el movimiento, continuando a crear ocasiones de divulgaci˛n, de amistad, de divisi˛n, de compromiso.

En mi opin˛n, estamos en deuda con estas chicas y chicos, no es una casualidad que la nuestra sea una red de amistad y no una asociaci˛n de asistencia, porque no se quiere trabajar para ellos sino con ellos, hasta que ellos trabajen para ellos mismos y un dia con nosotros.

Creo haber contestado a los asombrados, acerca de los motivos que me han acercado al movimiento, pero tambiÚn, cuÓnto, c˛mo, y quÚ tiene en com¨n una mujer minusvÓlida italiana con una ni˝a de la calle guatemalteca.

Santina Portelli

Via Monte Rotondo,21

20162 Milano